Categorías
Sin categoría

¿Qué es el coating, y por qué deberías usarlo en tu coche?

Para cualquier persona que esté muy interesada en el mundo de los coches o del detailing, la aparición del “coating” ha sido una ventaja adicional, ya que son los productos más avanzados tecnológicamente en cuanto a protección se refiere. El objetivo de los mismos es actuar como capa protectora, pudiéndose aplicar sobre distintas superficies de cualquier vehículo, ya sea coche, moto o incluso barco. Estos no solamente se aplican sobre la pintura, sino también en llantas, plásticos, cristales, etc, pues su ámbito de aplicación es bastante extenso. Mientras que los productos de protección tradicionales están creados a base de ceras naturales o productos basados en polímeros, los coating se suelen componer principalmente de Dióxido de Silicio, uno de los híbridos más avanzados que existen. Una de las propiedades claves que tiene precisamente el coating, es la capacidad de aumentar la dureza total de una capa de pintura, así como su espesor, de forma que aumente la protección. Otro aspecto positivo, es la resistencia estructural que tiene la capa de cuarzo, producida por las moléculas que se encuentran fuertemente adheridas entre ellas.

Los coating tienen una serie de propiedades que se deben tener en cuenta. Una de ellas, es la alta resistencia que ofrecen, siendo capaces de soportar sustancias químicas de casi todos los PH habituales. También cabe destacar la auto-limpieza, cuando los compuestos de SiO2 son capaces de repeler de manera excelente tanto el agua como el polvo. Además, duran mucho tiempo, entre uno y dos años, dependiendo de una serie de condiciones, como el número de capas. Su acabado final termina siendo muy brillante, incluso superior a algunas ceras de carnauba, además de más duradero que estas. Su resistencia y dureza también les hacen evitar gran cantidad de desperfectos que se pueden producir durante el lavado del vehículo. La forma de aplicación de los coating, a pesar de todo, tiene una aplicación algo más complicada que la de una cera, pues se debe realizar una limpieza profunda de la pintura. Después, se deben seguir las instrucciones de los fabricantes de una forma bastante estricta, además de aplicar correctamente cada producto cuando está curado. Todos estos aspectos deben conocerse, de forma que se evite la mayor cantidad de problemas posibles. Dependiendo del tipo de usuario del que se trate, así como del tipo de coche que tenga, existen ciertas ventajas al usar el coating con respecto a ceras y selladores. Para comenzar, es cierto que los coating tienen unas prestaciones superiores a estos últimos, a pesar de que su preparación es mucho más delicada y lleva más tiempo y esfuerzo. Tampoco se debe olvidar que su precio será también mayor, por eso algunos usuarios se decantan algunas veces por alternativas algo más económicas. Su acabado, por otro lado, es imposible de superar por  ningún otro material, según han comentado los mayores expertos del detailing. Teniendo en cuenta todas estas características, los usuarios tendrán libertad total de elegir cuál es la más conveniente dada su situación. No obstante, a pesar de sus inconvenientes, no cabe duda de que el coating es una de las mejores alternativas, y que los resultados que terminará ofreciendo dejarán a cualquiera profundamente satisfecho.