Categorías
Sin categoría

El Pulimento de coche, Guía Completa

Que es el pulimento y cómo funciona

Los pulimentos son aquellos productos con abrasivos para suavizar las aristas de las rayas cada vez que un vehículo presenta algún tipo de daño. De esta manera, estas no capturan la luz que las hacen visibles. Estos abrasivos son de muy pequeño tamaño, por lo que es casi imposible que se dañe la pintura. Teniendo en cuenta el tipo de poder de abrasión que se necesite en cada momento, se podrá elegir un pulimento u otro, así como un aplicador de microfribra o más agresivo, dependiendo de la situación y las condiciones de la misma. Cuando la carroza se encuentra en buen estado, con aplicar un pequeño limpiador de pintura sería suficiente, ya que no tienen partículas abrasivas, pero si pueden rellenar las imperfecciones y mejorar el aspecto de cualquier vehículo.

Tipos de Pulimento según su abrasión

Existen diferentes tipos de productos, unos más agresivos que otros, y que darán mayor o menor brillo según las condiciones de cada automóvil. Es recomendable comenzar siempre por aquellos productos menos agresivos, de forma que la intensidad se vaya aumentando cuando se requiera.

Pulimento de corte

Los pulimentos que tienen mayor poder de abrasión son los de Alto Corte o Compounds, que solamente se utilizan cuando el vehículo tiene daños muy severos, ya que estos eliminan una parte bastante grande de la capa de barniz. No es recomendable utilizarlo en caso de no estar del todo seguros de necesitarlo o de cómo se emplea de la manera adecuada. Cuando se utiliza un compound, lo normal es que la superficie de la pintura tenga un ligero tono blanco, por lo que se debe utilizar un pulimento final para que esta termine quedando perfecta. Un ejemplo de este producto podría ser el clearcut de carpo.

Pulimento medio o de pulido

Otro tipo de pulimento que se puede utilizar es el medio, que no es tan agresivo, pero sin embargo sí tiene la capacidad de eliminar muchos desperfectos presentes en cualquier coche. Estos son muy potentes, pero en su justa medida, motivo por el cual se han convertido en los favoritos de los detailers del mundo. No obstante, es importante seguir todas las precauciones que se requieran para poder tener un resultado satisfactorio. Un ejemplo de este producto podría ser el 2500 de la marca Menzerna.

Pulimento de acabado

Por último, existen los pulimentos finales, que son el último detalle que se utiliza para proteger la pintura, ya que están hechos para devolver el brillo natural de la misma al no tener apenas partículas abrasivas. Una vez se aplique, se notará enseguida que el brillo ha incrementado, por lo que son ideales para la eliminación de pequeñas marcas o arañazos de poca importancia. En caso de que la pintura ya se encuentre en un estado óptimo y no tenga demasiadas imperfecciones, bastará con aplicar un limpiador de pintura, que rellenan estas marcas con su abrasivo ligero.

Conclusiones

Si se utilizan correctamente todos los productos anteriormente mencionados, todos los desperfectos existentes desaparecerán o se harán mucho menos notables. Sin embargo, será necesario calcular muy bien cuál de todos es el más adecuado dependiendo de las circunstancias y también del tipo de vehículo que se tenga, ya que solo así se conseguirá la solución adecuada.