Categorías
Sin categoría

Todo sobre la PPF (Paint Protection Film) en el coche

El PPF es una lámina de protección que se utiliza para protejer la pintura del coche.

En la actualidad se dispone de múltiples alternativas dentro del mercado con respecto a la protección de las pinturas para los vehículos. Y es precisamente por este mismo motivo por el cual muchas personas se encuentran tan indecisas a la hora de decidir el tipo de protección que deben utilizar para su coche.

El PPF como protector de la pintura

Muchas veces, los usuarios se suelen debatir entre dos productos: El Paint Protection Film y los Coating. Para saber cuál de los dos es el más adecuado según las condiciones de cada vehículo, se deben tener en cuenta las características de ambos antes de tomar ninguna decisión.


Diferencias entre PPF y Coating cerámico

Tanto el Paint Protection Film como el Coating cerámico persiguen la protección de la pintura del coche frente a cualquier agente externo. No obstante, los dos productos son muy distintos el uno del otro. Para comenzar, el Paint Protection Film se adhiere al coche, por lo que la película que crea es invisible, y su principal objetivo es la protección de la pintura original frente a los arañazos, de manera que se pueda mantener al máximo posible el aspecto original del vehículo. Esta opción es bastante atractiva para los usuarios gracias a su propiedad de autoregeneración, la cual hace que la pintura tenga siempre un aspecto impecable. Por otro lado, los coatings cerámicos son recubrimientos con un compuesto de dióxido de silicio que cuando se mezcla con disolventes, hace posible su aplicación. Estos productos funcionan como una capa protectora muy fina, pero que sin embargo es muy resistente y dura, y actúa de manera que se minimiza la aparición de swirls. También ofrecen un brillo muy superior al que tienen la mayoría de las ceras, y una protección UV para la pintura bastante envidiable por otros productos.

Ventajas e inconvenientes

A pesar de que estas dos alternativas son buenas, ambas tienen una serie de ventajas e inconvenientes que se debe tener en cuenta. Para comenzar, el Paint Protection Film tiene una buena durabilidad, así como una gran resistencia a arañazos. También aumenta el brillo y no se deteriora, así como una capacidad propia de autolimpieza. No obstante, puede ser algo difícil de instalar y no se puede aplicar en algunos elementos como gomas o llantas. Por el contrario, los coating cerámicos, como pueden ser el CQuartz UK tampoco se deterioran y ofrecen un brillo magnífico, además de que cualquier persona puede aplicarlo debido a lo fácil que es utilizarlo. Sin embargo, cuenta con algunas desventajas, como una durabilidad limitada y tiempos de curado altos que impiden exponer al coche a lluvia o determinadas luces en unos días, lo cual impide su utilización. Viendo todo lo que ofrecen ambos productos, se llega a la conclusión de que sus características y precios son muy diferentes, y que dependiendo de cada usuario y sus circunstancias, será más adecuado uno u otro.

Conclusiones

En caso de no querer gastarse mucho dinero, el coating es la alternativa más económica; pero por otro lado, el PPF ofrece una protección algo mayor y dura más en el tiempo. A pesar de todo, los dos productos son una solución ideal para cualquier arañazo o desperfecto en el vehículo, por lo que sea cual sea la decisión final, esta será acertada.