Categorías
Sin categoría

Que es una Clay Bar y cómo se usa

A la hora de mantener un coche en buen estado, es importante conocer todos los productos que pueden ayudar a su limpieza y conservación. Uno de ellos, es la Clay Bar, compuesto de resina y que se utiliza para atrapar toda la suciedad depositada en la capa más externa de la pintura del
vehículo. La forma de utilizar este producto es de o más sencilla, y por eso resulta tan útil si se quiere mantener un vehículo en unas condiciones óptimas. Este se podrá lavar gran cantidad de veces seguidas con champú y una buena esponja, pero sin embargo no será suficiente como para
eliminar de forma definitiva la contaminación presente en la superficie de la pintura. Por ello, Clay Bar es la mejor solución, pues es capaz de destruir dicha contaminación con mucha facilidad y sin que se dañe ningún momento la carrocería. La suciedad acumulada en un coche puede llegar a ser muy alta, por eso contar con un producto no abrasivo como ClayBar, ayudará a que este no se estropee y que no afecte en lo más mínimo al funcionamiento del coche. En el exterior, este material tiene el aspecto de una barra de plastelina dura y compacta, cuyo color cambiará dependiendo de la marca. No obstante, sus características y prestaciones son siempre muy parecidas, independientemente del color, el tamaño o la marca. Clay Bar normalmente se encuentra en paquetes precintados por motivo de su capacidad tan alta de absorber suciedad, por lo que es recomendable guardarla dentro de un envase después de usarla. De esta manera, se garantizará que se mantendrá de la misma manera de forma constante.
Una vez se conoce qué es la Clay Bar, es importante saber en qué consiste su funcionamiento. Este producto debe ser siempre utilizado sobre superficies que se encuentren recién lavadas, de forma que se reduzca lo máximo posible la suciedad de las mismas. Se debe partir por la mitad la Clay Bar y dejar la otra en el envase, mientras que con la restante se intentará conseguir una forma ovalada y plana que deje contacto con la pintura. Cuando se vaporice el lubricante sobre la superficie, se
deslizará el material sobre ella ( en caso de no contar con lubricante, siempre se podrá usar un spray o incluso agua). Tras una serie de desplazamientos verticales con la Clay Bar, los usuarios podrán
empezar a comprobar cómo la superficie va quedando limpia a ir absorbiendo gran parte de la contaminación. Es importante tener en cuenta que esta barra no debe ser nunca utilizada si cae al suelo o ya ha absorbido mucha suciedad, pues es una herramienta útil para eliminar la
contaminación, pero en ningún caso es un sustituto de los pulimentos. Este producto se podrá usar una o dos veces al año, teniendo la garantía de que la pintura del vehículo no será dañada en ningún caso. Por este mismo motivo, Clay Bar se ha convertido en una alternativa ideal para mantener
cualquier coche en un magnífico estado y sin casi esfuerzo.